• Deportes
    • Real Madrid

    Victoria cómoda, fácil y solvente del Real Madrid ante un Getafe discreto, áspero y cobardón. Los blancos dominaron abrumadoramente el juego y rozaron el 80 por ciento de posesión de la pelota. Eso sí, no tuvieron la pegada ni las llegadas de la era Zidane. Quizá porque faltaba Cristiano. Pero estaba Bale. Suyo es el nuevo Madrid y por eso el galés se destapó con un partido en el que firmó un gol y una asistencia.