La confesión más íntima de Zidane: «Me habría tirado desde un edificio para que mi mujer me amase»

zidane veronique
Zinedine Zidane, junto a su esposa Veronique, en su vuelta al Real Madrid. (AFP)
  • Lydia Romero

Coincidiendo con su 48 cumpleaños, se estrena la biografía sobre Zinedine Zidane escrita por el periodista Frederic Hermel en la que el entrenador del Real Madrid desvela su lado más desconocido, incluida la relación de amor con su mujer. «Cuando la conocí, me habría tirado desde un edificio para que me amase», confiesa Zizou en uno de los pasajes del libro.

Zinedine Zidane fue uno de los mejores jugadores de fútbol de todos los tiempos. Lo demostró con Francia, en la Juventus y en el Real Madrid con una carrera plagada de éxitos. Su genio con la pelota se transformó en genio también con la pizarra. Como entrenador del Real Madrid logró la cuadratura del círculo: tres Champions en dos años y medio.

Ahora, coincidiendo con su 48 cumpleaños ve la luz una biografía sobre  Zinedine Zidane escrita por el periodista francés Frédéric Hermel, donde el francés muestra su lado más íntimo y sus mayores pasiones a parte del fútbol: su mujer Véronique y su familia.

Zidane y Véronique, un cuento de hadas

En el libro de Hermel, Zidane cuenta cómo su esposa y él «se cruzaron por primera vez en 1989, en la cafetería de la residencia de jóvenes trabajadores donde los dos vivían. Véronique tenía 18 años y seguía clases de danza en la escuela Rosella Hightower. Zinedine tenía 17 y se preparaba en el centro de formación de la Cannes«.

Cuando Zidane colgó las botas en 2006 confesó a Hermel en una charla en Valdebebas que cuando conoció a su mujer hubiera hecho cualquier cosa por ella: «Cuando la conocí, me habría tirado desde lo alto de un edificio por ella, para que me amase», confesó el actual entrenador del Real Madrid.

 

«Sin Véronique, Zidane nunca habría sido Zidane. Cualquiera que haya frecuentado mínimamente a la estrella es consciente de ello», aseguró. Ambos contrajeron matrimonio el 28 de mayo de 1994 en el ayuntamiento de Burdeos, ciudad francesa donde en ese momento jugaba Zizou. Véronique dejó todo lo que estaba haciendo por él: «¿Y si era Véronique quien, a fin de cuentas, se había tirado desde lo alto de un edificio?», se pregunta Hermel.

Véronique por su parte, jamás ha sido de prodigarse ante las cámaras, pero las pocas veces que lo ha hecho ha hablado sobre cómo fue su primer encuentro con Zidane: «Fue un flechazo, como un cuento de hadas, pero fue también y desde el principio una relación honesta, una relación normal. Me casé con él, es y será para siempre el hombre de mi vida».

Lo último en Paparazzi

Últimas noticias