El Real Madrid nota en exceso la ausencia del alemán

Kroos es indiscutible

La derrota del Real Madrid en Mestalla volvió a poner de manifiesto que la presencia de Toni Kroos es esencial en los planes del equipo. El alemán fue suplente y el equipo volvió a notarlo en exceso, como en otras derrotas que se han producido en el último año ante Shakhtar, City o Mallorca

Más problemas para el Madrid: Valverde estará un mes de baja

Kroos es indiscutible
Toni Kroos, durante el partido ante el Inter de Milán (Getty).

Una de las lecturas que se saca de la derrota del Real Madrid contra el Valencia es que la presencia de Toni Kroos en el equipo es más que necesaria. El alemán fue suplente en Mestalla y, como ya sucedió contra el Shakhtar en el debut en Champions, el equipo lo notó. El centrocampista se ha ganado la condición de indiscutible, más aún si, como sucedió en Mestalla, los blancos cuentan con la baja de Casemiro.

No es la primera vez que el juego del equipo echa de menos la presencia de Kroos. Además de la derrota ante ches y ucranianos, los madridistas perdieron el pasado curso en otros dos encuentros en los que Zidane decidió no sacar de inicio al germano. Contra el Mallorca, Kroos fue uno de los que entró en las rotaciones, mientras que en la ida contra el Manchester City pocos comprendieron que no jugase ni u n sólo minuto en un partido de tal trascendencia por decisión técnica.

Ante el Valencia, la baja de Casemiro por coronavirus hacía prever que el centro del campo estaría formado por el alemán junto a Valverde y Modric. Sin embargo, el entrenador decidió prescindir también de Kroos, metiendo en su lugar a Isco. Cuando decidió darle entrada, en el minuto 76 por la lesión de Valverde, ya era tarde para cambiar el signo del partido, que iba 4-1.

Zidane optó por darle descanso en la visita a Mestalla. El técnico tocaba el equipo que le ha funcionado en los últimos encuentros y sentaba a jugadores importantes, más allá de las bajas obligadas. Kroos fue uno de ellos. Después de haber sido suplente en el último partido de Liga, el técnico volvió a dejarle fuera en Mestalla, antes del parón de selecciones. Una decisión que resultó tan decisiva como poco entendible.

El motor del equipo

Toni Kroos es un jugador fundamental dentro de los planes del técnico. El alemán ha recuperado su mejor nivel y es el motor que hace funcionar al equipo, siendo esencial su labor tanto en la salida de balón como a la hora de generar fútbol en el ataque. Así lo viene demostrando en los partidos grandes de lo que va de temporada, en los que la ausencia de Modric le ha dado un protagonismo extra.

El alemán se ha convertido en el líder del equipo a la hora de elaborar el juego y los madridistas notan en exceso su ausencia, como se ha reflejado en lo que va de temporada. Los blancos se resintieron del estado de Kroos en los partidos contra el Betis -en el que cayó lesionado- y contra el Cádiz, al que llegó fundido tras jugar dos encuentros seguidos con Alemania nada más recuperarse de su lesión, además de sufrir para ganar entre medias a Valladolid y Levante.

Fue contra el Barcelona donde ya se vio al mejor Kroos y, a partir de ahí, los blancos hicieron un gran partido ante el Mönchenbladbach, en el que la victoria se escapó por la fragilidad defensiva, y durante parte del partido ante el Inter. Su suplencia en Mestalla fue decisiva, acentuada por la entrada de inicio de Isco. Volvió a quedar claro que el alemán es insustituible.

Lo último en Real Madrid

Últimas noticias