Admirable gesto del francés con Brahim

Las lágrimas de un emocionado Zidane junto a su inseparable Bettoni

Zinedine Zidane se emocionó y soltó alguna lágrima cuando se abrazó con su inseparable David Bettoni tras ganar el título de Liga en el Di Stéfano

El entrenador francés también tuvo un gesto admirable con Brahim, de los que menos han jugado este curso

Zidane y Bettoni, abrazados tras ganar la Liga.
Zidane y Bettoni, abrazados tras ganar la Liga.
  • Marcelo González

La Liga de Sergio Ramos, la Liga de Benzema, la liga de Courtois… Pero, sobre todo, es la Liga de Zinedine Zidane, que volvió a coger las riendas del Real Madrid y ha convertido un equipo hundido y deprimido en un campeón de Liga. El francés no ha escondido que el campeonato doméstico es un título al que da el máximo valor por la dificultad que conlleva, de ahí su enorme felicidad este viernes en el Di Stéfano.

Además, ha sido una temporada muy particular debido a la pandemia del coronavirus. Jugadores y técnicos han sufrido mucho, de ahí que tras conquistar la Liga de manera matemática dieran rienda suelta a sus emociones, incluido un deslumbrante Zidane que incluso soltó alguna lágrima cuando se abrazó a su inseparable David Bettoni sobre el verde del Di Stéfano.

Una figura clave

El italiano ha sido su ayudante desde que Zizou decidió iniciar su carrera como entrenador. Es una figura fundamental en el engranaje del cuerpo técnico del galo, un amigo personal y un pilar profesional para Zidane, que se abrazó con él tras ganar la Liga, le besó en la cabeza e incluso soltó alguna lágrima de emoción.

No sólo es querido por sus compañeros en el cuerpo técnico, sino que el francés se abrazó a todos los jugadores, siendo especialmente cariñoso con algunos de ellos. Obviamente, tiene una relación especial con los veteranos con los que tantas cosas ha vivido, pero también llamó la atención su admirable gesto con Brahim, uno de los futbolistas que menos ha jugado este curso. El técnico estuvo varios minutos hablando con el joven malagueño, al que abrazó y tuvo que dedicar unas bonitas palabras, porque Brahim después agradeció ese aparte y se llevó la mano al corazón. Detalles humanos de un Zidane que suele mostrase así pocas veces, pero que este viernes no podía ocultar su felicidad y su emoción.

Zidane y Brahim, tras ganar la Liga.
Zidane y Brahim, tras ganar la Liga.

Lo último en Real Madrid

Últimas noticias