Liga Santander: Real Madrid - Huesca

El truco está en Hazard

Eden Hazard empezó a poner fin a la pesadilla que ha sido su vida desde que fichó por el Real Madrid. Un hazardazo maravilloso abrió el camino de la victoria para un Madrid que sentenció al Huesca en cinco minutos y se pasó todo el segundo tiempo pensando en el Inter. El truco del equipo de Zidane, si quiere competir por algún título (o por todos), está en Hazard.

hazard real madrid
El Real Madrid ganó 4-1 al Huesca con un golazo de Hazard.
  • Látigo Serrano

Eden Hazard empezó a poner fin a la pesadilla que ha sido su vida desde que fichó por el Real Madrid. Un hazardazo maravilloso abrió el camino de la victoria para un Madrid que sentenció al Huesca en cinco minutos y se pasó todo el segundo tiempo pensando en el Inter. El truco del equipo de Zidane, si quiere competir por algún título (o por todos), está en Hazard.

Zidane rotaba pero menos. Rotaba con precaución como quien camina por un desfiladero mirando donde pisa. Zizou sabía que otra pifia volvería a dejarle al borde del precipicio y asido sólo de su currículum. Y de su flor. Por eso en el once del Real Madrid estaba la columna vertebral, su guardia pretoriana: Courtois, Ramos, Casemiro, Modric y Benzema. También había descanso para Mendy, Varane, Kroos o Vinicius, este último mitad descanso, mitad aviso tras dos partidos canallas.

Entraban al equipo algunos sospechosos habituales como Marcelo y Militao –aquí lexatin pal cuerpo– y debutaba como titular Hazard. Si el Real Madrid aspira a algo esta temporada tiene que ser con el belga. Sin Hazard el Madrid es un equipo incompleto, como una tortilla de patata sin cebolla o un flan sin caramelo.

Enfrente el Huesca, un equipo bien cosido pero aún virgen de victorias en esta Liga. El fantasma del pelotazo del Cádiz recorría los pasillos de Valdebebas antes de la noche de Halloween. El Real Madrid salió sin prisa, algo perezoso y con demasiados pases cortos y horizontales. Se defendía con oficio el Huesca y presionaba por momentos por descaro.

Resiste y no se asusta el Huesca

El primer susto, a los 7 minutos, fue visitante. Rafa Mir retrató en carrera a Militao, mal colocado en la línea de cuatro, y se plantó solito ante Courtois. El meta del Real Madrid metió una buena mano en el palo corto pero el colegiado anuló la jugada. Fue el primer aviso de un jugador que volvió loco en la primera media hora a la defensa del equipo blanco.

No terminaba el Real Madrid de cogerle el aire al partido. Con Hazard y Asensio desaparecidos, los blancos no se asomaron al área del Huesca hasta el 24. Fue con un cabezazo de su mejor nueve, Sergio Ramos, que despejó con un vuelo acrobático Andrés Fernández.

Pero antes y después de esa ocasión el partido era del Huesca ante un Real Madrid lento, despistado y en fase de hibernación. Y en pleno desierto de juego blanco apareció Hazard. Corría el minuto 40 y el belga recogió un balón en la mediapunta, se giró entre líneas y sin carrerilla se sacó un zurdazo violento, seco y directo que se coló junto al palo derecho de Andrés. Fue un golazo de crack. Vinicius tomaba nota desde la grada de Valdebebas de cómo se debe golpear la pelota.

El tanto fue un mazazo para el Huesca, que vio cómo en un segundo se iba al traste su trabajo de todo el primer tiempo. Y justo antes del descanso llegó el segundo del Real Madrid. Fue un buen centro de Lucas Vázquez desde la derecha que se comió Maffeo en el segundo palo. Benzema, emboscado como siempre, la bajó con el pecho y la cruzó de media volea. Era un 2-0 demoledor e inmerecido, pero el Madrid se iba al descanso con el partido, si no resuelto, sí muy encarrilado.

‘Hazardazo’ y partido resuelto

Del entretiempo volvimos con el mismo ritmo de juego cansino, como si los jugadores estuvieran sujetando un vaso de vermut en cada mano. Zidane metió rápido a Mendy por Lucas Vázquez. Espectacular trabajo el del canterano en los últimos partidos y merecido descanso con la vista puesta en el Inter.

En el 53 cayó el tercero para el Real Madrid. Funcionó la conexión Hazard-Benzema por la banda siniestra y algo tuvo que ver también la pasividad defensiva del Huesca. La pelota cayó en los pies de Fede Valverde que, libre de marca dentro del área, se sacó una media volea que se coló a la derecha de Andrés.

Con el partido resuelto Zidane hizo tres cambios de golpe: fuera Hazard, Asensio y Valverde, dentro Vinicius, Rodrygo…. e Isco, que volvía a jugar tras tres partidos en blanco. Su deplorable actuación frente al Cádiz le dejó muy retratado. También entraría después Kroos por Casemiro con la mente puesta en el Inter.

Minutos de la basura

El partido tenía media hora de minutos de la basura, que fueron cayendo lentos y aburridos. El Huesca intentaba buscar un gol que maquillara el resultado y al Real Madrid le bastaba con conservar la pelota y marear la perdiz. En el 74 encontraron el tanto los visitantes. Lo marcó Ferreiro en un ataque mal defendido por Militao y peor aún por un Marcelo que ni está ni se le espera.

El gol del Huesca puso algo de emoción y picantillo a los postreros minutos en Valdebebas, que se abrocharon con un gol de Benzema, doblete suyo, casi en el 90. No peligró nunca la victoria del Real Madrid, que sentenció el partido en cinco minutos y se pasó la mitad del partido pensando en el Inter. Aunque esa ya será otra historia.

Lo último en Real Madrid

Últimas noticias