Su velocidad impresiona a sus técnicos y compañeros

Los secretos de Marvin, la gacela de Valdebebas

Marvin, titular en la victoria del Real Madrid ante el Getafe, es uno de los canteranos preferidos de Zidane

El jugador del Castilla destaca por su oficio, su calidad, su velocidad y su timidez

Marvin
Marvin en una acción con Cucurella. (AFP)

Fue la gran sorpresa en la alineación del Real Madrid ante el Getafe. Las muchas bajas que tenían los blancos y el poco tiempo que había tenido Isco para recuperarse de las molestias que sufría en la espalda y le impidieron estar ante el Huesca, hacían pensar que uno de los cinco canteranos que había citado Zidane para el duelo ante los madrileños iba a tener que partir de inicio. Lo normal era que Antonio Blanco comenzase en el centro del campo junto a Modric y Casemiro, pero Zizou decidió cambiar el dibujo apostando por un 3-1-4-2 que provocó que Marvin fuese el titular.

Bajo el viento y la lluvia el canterano dio la talla mientras le duró el físico. Se ofreció, supo replegar en las acciones defensivas, se atrevió y hasta gozó de una de las mejores ocasiones de los blancos en la primera mitad con un disparo desde el costado que encontró portería. Luego su cuerpo dijo basta y a los 55 minutos tuvo que pedir un cambio que no iba a ser él, ya que como el propio Zidane reconoció en rueda de prensa el elegido para abandonar el terreno de juego era Vinicius que iba a dejar su puesto a Arribas, otro de los ojitos derechos del galo. Pero la realidad es que muchos madridistas se preguntaron que quién es ese Marvin que jugó uno minutos en el estreno liguero ante la Real Sociedad, que jugó frente al Huesca y que ante el Getafe iba a formar en el equipo titular del 13 veces campeón de Europa.

Marvin es uno de los jugadores con más futuro de la cantera madridista. Un futbolista de esos que van a llegar salvo desgracia. Nadie sabe si será en el Real Madrid, pero lo que muy pocos dudan por Valdebebas es que vivirá del fútbol y, posiblemente, lo hará en la élite. Un jugador con muchas cualidades, que a día de hoy en el Castilla es extremo, pero que su físico le va a empujar a ser un estupendo carrilero o lateral derecho. Y es que, su velocidad es su gran fuerte, pero necesita campo para explotarla.

Álvaro Benito, que lo dirigió en el Juvenil C, le definió a la perfección: «Es un futbolista con pies de velocista. Marvin es de los jugadores más rápidos que haya visto jamás. Para su evolución lógica quizá como extremo no tenga los suficientes recursos para poder destacar en el fútbol profesional, pero si adquiere conceptos defensivos, puede ser un excelente carrilero y un buen lateral porque llegando desde atrás con campo abierto sorprende bastante bien».

Con estrella

Marvin ha tenido estrella desde que llegó al Real Madrid. En su primera temporada, a las órdenes de Álvaro, le costó adaptarse, pero con el papel de jugador número 12 fue clave en la Al Kass International Cup, uno de los torneos internacionales más prestigioso, haciendo un jugadón en la gran final que sirvió para que Simal abriese el marcador ante la Aspire Academy. Luego, este joven nacido en el año 2000, fue ascendiendo por los diferentes juveniles de La Fábrica, donde su protagonismo creció notablemente. Hasta que llegó al Castilla de la mano de Raúl.

El entrenador del filial madridista siempre tuvo claro que estaba listo para jugar en el Di stéfano y lo demostró dándole muchos minutos. No tardó en hacerse con el puesto de titular y sólo se perdió dos partidos hasta que el coronavirus puso punto final a la temporada. Y en agosto otra vez apareció esa estrella que le acompaña, cuando Miguel Baeza se fue al Celta a los pocos días de que el Juvenil A viajase a Nyon para jugar la fase final de la UEFA Youth League, siendo él el elegido. Marvin se iba a quedar en casa, ya que el cordobés, Antonio Blanco y Víctor Chust eran los refuerzos, pero la salida de uno le abrió una puerta que aprovechó. Jugó los cuatro partidos, tres como titular, haciendo un gol y dando tres asistencias, una de ellas en la final ante el Benfica para ganar el título.

La última vez que la fortuna le sonrió fue cuando Zidane le vio y se encandiló de un jugador sacrificado y que siempre hace equipo como es Marvin. Quién sabe si el francés ve en su figura un futbolista muy parecido a Lucas. Y de sobra es conocido lo mucho que le gusta el gallego.

El jugador más exótico

Marvin nació en Palma de Mallorca, pero su origen es llamativo, puesto que tiene raíces nigerianas por parte de padre y coreanas por parte de madre. El mallorquín se crió en diferentes equipos de la isla hasta que llegó al Penya Arrabal, donde terminó de llamar la atención de los ojeadores del Real Madrid después de proclamarse campeón de España de Selecciones. El club blanco tuvo una dura batalla para hacerse con un mediapunta, ya que otros clubes, como el propio Mallorca o el Barcelona le querían. La entidad madrileña tuvo que insistir mucho hasta que el jugador y su familia no pudieron decir que no a la extraordinaria oferta deportiva y educativa ofrecida.

Al igual que Álvaro, los que le conocen aseguran que «nunca han visto correr a un niño con tanta elegancia como la que tiene Marvin”, aunque no es lo único que destacan de él. El madridista tardó tres meses en hablar a sus compañeros en el Penya Arrabal y también le costó en Valdebebas, ya que es extremadamente tímido fuera del césped, ya que dentro del campo se transforma. El Real Madrid tiene una joya a la que ya está puliendo.

Lo último en Real Madrid

Últimas noticias